Club Life de Tiësto me confundió sobre la tendencia del EDM

Le di algunas semanas de vida a este álbum antes de expresarme en su totalidad de él porque desde la primera escucha que le di, justo el día que salió a la luz, la verdad me dio un sabor agridulce. No me gustó mucho al inicio. Después le encontré algunas canciones buenas, sin contar que varias de las que vienen ahí ya las había estado tocando Tiësto desde hace mucho en festivales, clubes y fiestas. “Harder”, es una de las que más me gusta del álbum, y claro, es una increíble mancuerna junto con KSHMR. Es el único track de todo el álbum que me transmite mucho sentimiento, justo como el Tiësto que siempre he tenido en la cabeza.

Yo sé que ya es de flojera tener que estar comparando al viejo Tiësto con el de esta década, pero claro que nada tienen que ver. El quiso dar un salto a otro lado, lo logró muy bien y a la fecha le ha dejado muy buenos triunfos, tanto monetarios como en carrera. No es necesario que él tenga que estar dando explicaciones casi 10 años después de haber dejado al trance, de por qué ya no produce eso. De todos modos siempre hay el periodista que se lo pregunta en cada entrevista (seguro yo se lo voy a preguntar cuando tenga oportunidad de sentarme con él). Su fórmula toda esta década ha sido al de jugar al tío cool. Se junta con los más jóvenes, hace collabs, las hace sonar por todo el mundo y explota al por mayor a estos ídolos juveniles. Si no es suficiente mi explicación, supongamos que Tiësto es la estrella que te hace correr y vencer a todos en Mario Kart por un momento y te deja llegar a la primera posición sin mucho esfuerzo. No es que lo haga él nada más por ser buena onda, a todos les ha beneficiado el trabajar con Tiësto y me parece muy inteligente de su parte.

 

Tiësto por muchos años ha reflejado calidad, frescura y sobre todo, vanguardia. Por mucho tiempo sostuve mi argumento de que siempre que quisiéramos ver hacia dónde iba a irse el movimiento mainstream/nicho (qué rara mancuerna), que no es el que necesariamente corresponde al mundo Guetta electro/pop, échenle un vistazo a Tiësto y qué es lo que está haciendo. Ya en 2017, la verdad es que nada que ver.

 

Club Life es una de las propiedades de Tiësto que incluso despegó a modo de gira mundial, con una increíble producción en cada país que se presentaba. Pasó a ser su segundo gran hijo después de haberse coronado en el mundo de las ventas en físico con el famosísimo, In Search of Sunrise, que era un compilado espectacular, curado de la mejor manera posible. Marcó vida, familias, pistas de baile e incluso seguro existe alguien en el mundo que se llame Tiesto de acta de nacimiento sólo por el éxito que tenían estos discos. Ese acierto tan espectacular que tuvo en su pasado, pensamos que sería el mismo para estas nuevas ediciones de compilación, que por razones obvias, de que se salió de Black Hole Recordings para empezar su nuevo sello, Musical Freedom, que distribuye Spinnin’ a nivel global, lo hizo emprender una nueva plataforma.

 

Los primeros compilados son muy buenos, la verdad justo cumplían las tres cosas que les dije de Tiësto: calidad, frescura y vanguardia. Cuando se hace de noche y amanecemos en 2017, con un Tiësto que cada vez comienza a bajar en las listas de popularidad, se siente muy atropellado el lanzamiento de un Club Life dedicado a China, un país que en los últimos dos años, ha sido el foco de atención de muchos de los grandes titanes del EDM porque, #EnChinaSonUnChingo.

Imagínate darle al clavo y ser la sensación en China. Estamos hablando de ser el rey en un tercio del mundo. INCREÍBLE. Y pues eso me hace pensar que el compilado justo fue pensado para funcionar en ese mercado, porque tal vez allá, es aún el EDM que se está masticando y aquí, por primera vez, no nos sentimos fuera de vanguardia. No está mal, tal vez yo estoy mal y sólo estoy leyendo mal todo lo que está pasando en el mercado asiático. Para serles franco, ni siquiera me he parado en China una sola vez en mi vida, pero lo que sí sé, es que viven desconectados de nosotros a través de las redes sociales porque su gobierno creó otros sistemas para ellos. No están aislados como en Corea del Norte, pero sí traen otra mentalidad de gustos. Por supuesto que no consumen exactamente lo mismo que nosotros. Sobre todo que les escribo desde México y estamos pegados a Estados Unidos, que nos encanta consumir todo lo hecho allá (a la mayoría, no se hagan).

 

¿Qué será el futuro de los Club Life? La opinión consensuada dentro de la industria comienza a pensar en que Latinoamérica podría ser el siguiente gran mercado de tendencia sobre todo por aquello de que a todos nos gusta darle al dembow y bailar hasta el piso. ¿Será que Tiësto nos ilustre con un camino hacia allá?

 

Me encantará leer sus comentarios al respecto.

 

@trinodj

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s