¿Qué tan importante sigue siendo el Top 100 de DJs?

Era 2012 cuando por primera vez fui invitado a la radio para hablar sobre este top de DJs junto con Frank y Wallace, que son los locutores base de la estación de Beat 100.9 FM en la Ciudad de México. Al ser la única estación dedicada a la música electrónica en el país, era de suma importancia revisar lo que estaba pasando con esta lista, ya que empezaban a subir como espuma artistas de nombre Avicii, Skrillex, Swedish House Mafia y Steve Aoki. Un año después del estallido mediático que tuvo el EDM a nivel global. Este año, la lista perdió su encanto.

En años anteriores, DJ Mag había hecho un gran esfuerzo en guardar bien los resultados de la gente que votaba. Lo cual empezaba a generar mucha más expectativa y una suerte de emoción muy contagiosa. Empezar a ver los resultados era emocionante no sólo para los que estaban presentes en esas fiestas en Londres (que ahora son en Ámsterdam), sino que en el resto del mundo, con el crecimiento tan rápido de las redes sociales, se empezaba a pasar la información de inmediato. Cosa que justo para 2012, empezó a ser muy desangelado. Los resultados ya se filtraban por doquier, incluso días antes. Empezaban las quejas horas antes de siquiera conocer el veredicto final, y pues lo triste, es que sí era la misma lista. Lo expreso como triste porque era como destapar la Navidad. La poca emoción y misterio que generaba, dejó de tener importancia. Desde aquí, no sólo eso le fue restando importancia, sino el tan enorme cambio que tuvo la respuesta de una lista como esta a nivel global, era algo que nunca se había soñado.

“Los DJs son los nuevos rockstars”, era la frase con la que empezábamos la década y no sólo se veía así por la cantidad de dinero que empezaban a amasar muchos nuevos talentos, sino también por la enorme cantidad de fanáticos que se han ido sumando a este género. La música electrónica dejó de ser un nicho para volverse un fenómeno global. Imagínense qué tanto se abrió, que DJs que hoy consideramos consolidados, tenían que replantear sus estrategias de branding para presentarse al mundo. Uno de los momentos que más se me quedaron en la memoria, es cuando Tiësto gana su primer Grammy en 2015 por un remix que se hace a una canción de John Legend y tiene que decirle al público, “Mucha gente me conoce como Tiësto, Tijs Verwest es mi verdadero nombre”, por haber sido presentado por su nombre real y no por su apodo.

Si Tiësto no es tan famoso o mediáticamente importante como lo pensábamos, ¿quién sí lo era? La grandeza del “mainstream” fue una ola con la que han tenido que trabajar mucho varios de los DJs que son relevantes actualmente. Una relevancia que es muy diferente a la que el nicho les dio por años no sólo a DJs como Tiësto o David Guetta, por poner a dos de los más grandes de hoy, sino que también el crecimiento de géneros como el techno, house y dubstep, levantó a muchos otros actores a un nivel que agarró por sorpresa a todos.

Desde que tengo uso de razón, las ceremonias de premios han existido en todos los rubros del entretenimiento para premiar los mejores esfuerzos y/o, el arrastre popular que tienen los ídolos ante la gente. Uno piensa en los Óscares como lo más grande del cine, sin pensar que toda la premiación también es actuada y mucha gente no cree en ellos por lo que representan, “una votación de un consejo que está viciado”, al menos en lo que se dice para quebrantarlos a nivel popular. Para otros, hay otros festivales de cine que son los que en verdad valen la pena porque está, “la crema y nata”, de esa industria, como en Cannes, Sundance, entre otros más. Y así pasa en lo más comercial de la música, como cuando la gente se sentía muy emocionada por premios como los MTV Music Awards que eran un derroche de espectáculo que por todo el mundo se disfrutaba. Los Grammy, los Billboard Music Awards, y una lista interminable de momentos para reconocer a los grandes. Con este contexto, se entiende que hay de dos: o te premia un gremio/consejo/grupo selecto de expertos, o te premia la gente.

Cuando se habla de, “los mejores guitarristas del mundo”, “los mejores cantantes de la época”, ¿cuáles son las características que se deben de considerar para ello? Dependerá la premiación de la que se hable para entender el contexto por el cuál se recibe un premio. Si lo que se está calificando es la mejor ejecución de cuerdas, entonces hablamos de un consejo especializado que entiende de este arte en su mayoría. Si se habla de los que han logrado mayores éxitos dentro de los charts de música, por ser guitarristas, caso en pensar en gente como Carlos Santana, Slash, Jimi Hendrix, Keith Richards, entre tantos ejemplos que existen, claro que hay cientos de maneras de entender por qué han sido grandes. Los logros que han tenido ellos por décadas se han medido en momentos como: la cantidad de discos que han vendido, la cantidad de presentaciones por el mundo, la cantidad de veces que su música ha estado en lo que más le gusta a la gente, la cantidad de veces que han participado en la creación de éxitos con bandas u otros artistas, y así un sinfín de logros que amasan los personajes más emblemáticos de la música.

¿Qué se le califica al DJ en una lista que los pone como los 100 mejores del mundo? Nada. El simple gusto de la gente, su popularidad. Nunca ha existido una sola ocasión desde 1997 donde DJ Mag haya dicho que el Top nació para calificar con un grupo de peritos la forma más creativa en que hacen loops sobre el escenario, o cómo utilizan a su beneficio las diferentes agujas para tornamesa, o si son diestros en el arte del scratch, las mejores transiciones o las producciones que más sintetizadores analógicos han incorporado. Desde el día uno que nació este top, sólo existió la curiosidad de preguntarle a la gente, ¿quién es tu DJ favorito? Vota por tu artista. Así de sencillo. Hay reglas para descalificar si se han usado sistemas de votación que por muchos años han sido ilegales en todo tipo de premiación, aunque sea para ganarte un auto, si cometes fraude, claro que estarás fuera, pero nunca se ha sido estricto en el cómo y cuándo.

2017 es un año muy peculiar para esta votación. Por más de cinco años existen DJs y comunidades que han desprestigiado tanto a la lista por lo banal que es, que el nicho no aprueba a la lista en su mayoría. No es ningún problema directo con DJ Mag como medio o que los DJs que estén dentro sean malas personas, pero ya no hay relevancia palpable. Antes se respiraba un respeto muy profundo por los DJs que estaban ahí dentro, porque el nicho participaba íntegramente en posicionarlos por lo más destacado que hacían, pero eran reglas no habladas o expresas en las bases de esta votación. Por eso hay quienes viven en el disco rayado de que en su principio la lista, “sí era legit, lo de hoy es pura basura”. Los más puros de la escena son quienes la comenzaron y quienes la terminaron. Hoy, Top 100 de DJ Mag es una fiesta, una ceremonia y una medalla más para DJs. Artistas como Diplo, que hoy es uno de los DJs que más ha logrado con su música en los resultados musicales, incluso se siente incómodo de aparecer en esta premiación.

Captura de pantalla 2017-08-06 a la(s) 16.05.11

(Tomado del Ask Me Anything de Reddit)

Y recordemos alguien quien tiene un profundo odio por aparecer en esta lista: deadmau5

para-que-sirve-el-top-100-de-los-djs-1422362342210

“Pero se dice que depende del puesto en el que estás en esa lista es cuánto dinero te van a pagar”. Cierto y falso. ¿Quién lo dice?, ¿qué regla hay de contratación para decirte cuánto dinero te tienen que pagar por tu número en el Top 100? Ninguna. Lo que ha servido es como instrumento, que resultaba ser de los poquísimos que tenía el mundo del DJ para enseñarle al mundo que hay relevancia pero fuera de eso, no expresaba nada más en realidad. Por ejemplo, Tiësto, por años ha viajado por el mundo y llenado los lugares donde se presenta con cientos de fans que usan playeras de Tiësto y le llevan, SUS DISCOS para firmar. La gente ama la música de estos artistas y es la que los mueve a ir a verlos a un club versus quedarse en sus casas para hacer algo más. La motivación de ver a la persona que te ha contado historias a través de los sonidos mientras estás en un día común, hace que el poder verlo en persona sea un momento mágico y único.

Hoy todo es tan medible, que no se necesita ser un gran genio para saber si alguien en verdad es un gran elemento para agregar en un espectáculo. Simple lógica:

Tienes un club, quieres llenarlo, necesitas que la gente consuma, porque de eso vive tu negocio, quieres agregarle más valor a ello, contratas a alguien que la gente quiera ver y funciona aún mejor.

Así ha sido desde las épocas del teatro romano. No son cálculos de física cuántica. Si el espectáculo funciona, porque el actor es bueno, porque la gente lo quiere ver y paga más por verlo, gran negocio. Sólo que hoy vivimos tan maquillados en números que la gente da like a todo, pero compra poco, que se es difícil ver cómo funcionará. Así que este famosísimo Top 100 ha sido víctima de esto. De votos no pensados que en realidad no representan nada para un mercado real.

Hace poco aquí en la Ciudad de México tuvimos a Carl Cox de vuelta. Está en el lugar 76 del Top 100, llenó 14 mil personas. Hay decenas de DJs arriba de él que hoy se consideran, “los mejores del mundo”, por la cantidad de votos que tienen pero cuando han venido aquí, no llenan ni la mitad de la gente que alguien como Carl Cox, en posiciones más abajo, sí llena. E incluso, los de arriba quieren cobrar más, pero no convocan nada de gente. La luz que situaciones reales como esta arrojan es que no importa que estés en el Top 20 de la DJ Mag, si tus fans en la vida real, que son los que también te tienen que escuchar, comprar música, ir a tus presentaciones y ser los que en verdad llenen un evento, no están ahí, pues claro que hay mucho qué ponerse a pensar.

Es un momento importante el que vivimos, donde vemos que los DJs pueden conseguir millones de votos por el mundo, lo cual es increíble de ver porque antes no pasaba esto, pero la realidad, es que estas listas, sólo son eso, listas. Ya hemos madurado lo suficiente como para entenderlas en lo que son.

Estoy en TwitterInstagramFacebook

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s