Tips Social Media para Artistas Vol.1

Estoy enchufado las 24 horas del día, los siete días de la semana ya sea frente a mi computadora o frente al teléfono. Soy un adicto declarado de las redes sociales y todo el contenido pero la verdad es que no varía mucho de lo que hacía pre-Internet, a reserva de que antes sí salía más a jugar básquetbol con mis amigos (no los de la cuadra).

Hoy como parte de nuestras necesidades básicas nos las pasamos horas y horas dentro de la Internet para trabajar, comentar memes, hacer memes, ver videos en páginas como UNILAD (de mis favoritas en Facebook) o consumir horas de contenido dentro de YouTube. Hay tantas cosas que tenemos en la palma de nuestra mano que sin duda vivimos dentro de una de las revoluciones a nivel comunicación más grandes que ha tenido el ser humano en su historia. Esto mismo nos ha llevado a que tengamos todos el potencial de poder lograr algo que se nos ocurra. ¿Quieres vender cosas? Puedes hacerlo por Internet, ¿quieres comprar cosas? Puedes hacerlo ahí, ¿quieres conocer a alguien? Ahí puedes hacerlo, casi todo menos comer dentro de Internet, respirar o dormir dentro de la red. Esto nos ha hecho que todos nos sintamos dueños y parte de lo que está ocurriendo día con día en este sistema.

Una de las más grandes mentiras que se nos han vendido dentro de este mundo es que como todos tenemos estas aplicaciones que han hecho famosos a muchos personajes, como Facebook, Instagram, Snapchat, YouTube, Tumblr, y un sin fin de lugares, nos creemos que todos somos expertos de cómo funciona esto para mejorar nuestros alcances de trabajo. Así, hoy una gran cantidad de marcas, empresas grandes y pequeñas, se han dejado llevar por el maquillaje que ofrecen los números sin saber si en verdad es lo que querían.

En términos simples, pónganse a pensar cómo funciona un espectacular de esos que ustedes ven por todas las calles de su ciudad. Ellos te venden el impacto que puedes tener sobre la gente que está pasando en esa calle día y noche. Tú pagas porque tu marca o mensaje esté ahí un determinado tiempo, y estas empresas te cobran de acuerdo al lugar donde esté ubicado, el tiempo que estará y lo cotizado que esté ese espacio. Es decir, yo que vivo en la Ciudad de México, no es lo mismo que tu anuncio esté en el Periférico, justo donde pasan más automóviles en el día y la noche, a que ese mismo espectacular esté dentro de una zona residencial que aunque tenga tráfico, no está ubicado en una de las arterias principales de la ciudad. ¿Cómo saben cuánto impacto va a tener? Se hacen estudios donde se mide un aproximado de cuántos automóviles pasan por ahí, donde se incluye también la participación de camiones de pasajeros, y así, por días, horas y semanas, se mide cuál es la afluencia que tiene. La empresa te dirá, “mira, este espectacular que te ofrezco tiene un impacto a más de dos millones de personas al día, así que es garantía de que tendrás una gran presencia”. Es muy probable que esta información sea cierta porque sí en efecto, como aún no inventamos la teletransportación, aún tenemos que utilizar las calles para movernos hacia nuestros destinos.  Lo que estas empresas aún no te dicen es que en su gran mayoría, ya sólo es el conductor el que está viendo esos anuncios porque la gran mayoría de los pasajeros está conectado a su teléfono viendo Facebook o platicando por Whatsapp.

Facebook

Facebook es una de las plataformas en las que más nos podemos desarrollar y que más mañosa se ha vuelto a la hora de crecer la audiencia. Es mañosa porque hoy le da la posibilidad a cualquier persona en el mundo, con una tarjeta de crédito, a ponerle dinero a las publicaciones dentro de tu fanpage. Si tú eres un artista que apenas comienza, encontrarás dentro de las pasos iniciales de la creación de tu página, que Facebook te dice que invites a algunos amigos que den like a tu página. A modo de spam, a todos tus amigos les llega una notificación que los has invitado a que le den me gusta a tu sitio. Esto es lo normal, es como llegar a una fiesta y pedirle a la gente, “hey, ¿podrían regalarme cinco minutos de su atención para que les muestre mi trabajo?”, habrá a quien le guste, a quien no, pero te escucharán o al menos verán. Por algo en teoría los tienes de amigo en tu Facebook, al menos para que te volteen a ver, que es mejor a nada para comenzar.

Menciono lo de las tarjetas de crédito porque verás que al realizar un post dentro de tu fanpage, Facebook te da la opción de que llegues a miles de personas más por la módica cantidad de 1 dólar como mínimo, miles de dólares como máximo. Tú elegirás lo que quieres gastar, ellos no te obligan, pero de ti depende cómo funcionará ese dinero, no de Facebook (aunque ellos controlan todos los algoritmos de alcance, pero ya hablaremos de eso después). Así, tú con fe, invertirás por decir, 50 dólares en tu sitio y habrás llegado a miles de personas que podrían animarse a echarle un vistazo a tu música. ¿Pasa algo? Todo es como ir al casino, podrá que te funcione a la primera, pero es muy difícil que eso ocurra. A lo mucho te lloverán varios likes y comentarios, pero no pasará nada del otro mundo.

Ante la desesperación de cómo hacer que crezca tu página, intentarás revisar contenido de otras para ver si lo que estás haciendo es lo más adecuado. Verás que dentro de Facebook hay dos cosas que premian más que nada:

  1. Los memes
  2. Los videos de memes (o videos virales de un perrito corriendo por una avenida mientras es perseguido, por ejemplo)

¿Tu música es un meme? ¿Debería serlo? ¿Eres un artista musical o un comediante? Ahí deberás elegir, pero sin duda, requiere de un gran trabajo de desarrollo de marca para que tengas bien definido cuál es el perfil que debes buscar para tu página.

Tengan mucho cuidado con las personas o sitios que te prometen miles de likes en pocos días, nadie tiene la fórmula secreta de la Cangreburguer, así que en vez de darle su dinero a desconocidos, deberían primero pensar qué es lo que quieren y después allegarse a empresas o persona que tienen trayectoria como desarrolladores de estrategias digitales. Les digo, hoy vivimos en un mundo de espejos donde cualquiera puede ser lo que pretenda ser desde la comodidad de su hogar, pero son muy pocas las personas que han entendido cómo crecer las marcas en estas plataformas.

Después quiero hablarles de Twitter, porque ahí es uno de los lugares más difíciles de crecer cuando se es un artista y definitivamente, quien te ofrezca bots, o aplicar la pésima técnica de, “dale follow a cientos de personas al día para que te sigan y al día siguiente continúa con lo mismo”, no tiene ni la más remota idea de lo que quiere lograr. Si lees esto y eres un músico, lo que quieres es que la gente escuche tu música, y para lograr eso, se requiere más que molestar a cientos con follows y unfollows.

Cualquier duda, ya saben dónde ando:

http://facebook.com/trinodj

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s