No todos los DJs usan capa

Cada vez es más el estrés que nubla los comentarios de cientos de publicaciones hechas por DJs alrededor del mundo en cuanto a la producción se refiere. En términos generales, para entender la rabieta que se genera todos los días en los comentarios de Soundcloud, páginas de Facebook, posteos en Instagram o seguro en las bandejas directas de los artistas sólo está están dos opciones: haces toda tu música y trabajas por tu propia cuenta para lograrlo todo y ser tan famoso o eres un vendido que necesita del, “ghost production”, para salir adelante (sin agregar la infinidad de insultos que tienen por usar un equipo de gente atrás de ellos).

Hoy me acordé de esto porque el miércoles que tuve programa de radio en Beat 100.9 FM, platicaba al aire sobre el regreso de Daft Punk en el apellido de las canciones ya que es lo que más los ha hecho triunfar sin ellos pensarlo. Desde que colaboraron con The Weeknd, lograron metas que nunca habían alcanzado como dueto a nivel global, y eso sin siquiera darnos un solo concierto en público. Hoy que están de vuelta junto a la banda, Parcels, la canción trae mucho Groove y esencias orgánicas en cuanto a sonido hecho en modo análogo. Es justo la línea que llevan cultivando desde hace unos años para acá y está bien, es la onda que ellos predican por el momento.

Sólo hace falta echarle un vistazo a la descripción del video para ver el nombre de nueve personas que están involucradas en la realización de esta canción. Mucha gente entenderá que esto es normal, “porque se trata de una banda”, pero para muchos otros puristas, en su mente resulta ser que Daft Punk es todo poderoso y todo lo puede lograr sin ayuda de nadie más en la vida. Incluso aunque se hayan presentado en los Grammy’s con más personas en el escenario, hay una suerte de velo que cubre los ojos de la gente al ser hipnotizados por la música y no darse cuenta que es un trabajo colaborativo.

Escribir esto podría parecer una estupidez en pleno 2017, ¿cómo pensar que en la música nunca ha habido equipo? Por décadas, en el mundo han existido una gran cantidad de compositores, músicos e intérpretes que han exhibido su trabajo sobre los escenarios del mundo. Es normal ir a ver a U2, a Coldplay, a Shakira incluso o a algún reggaetonero y entender que está Maluma sobre el escenario, con más gente, “atrás”, “que le ayudan a que todo ocurra”. Por alguna extraña razón, esto no pasa cuando se trata de un DJ, no se entiende que pueda haber más gente, “atrás de él/ella”, porque si no, pierde todo poder mágico y de inmediato es aventado al matadero del, “ni hace nada, todo se lo producen, se subió con un set pre grabado”.

Uno de los personajes favoritos de esta historia es el caso de David Guetta, que por muchos años sólo era conocido por su buen gusto dentro del house y electro house que tanto marcó una época de los clubes entre el 2000 al 2010. A la par de él, muchos de los que hoy vemos vigentes como Steve Angello, Eric Prydz, Fedde Le Grand, incluso Avicii o gente como Martin Garrix que apenas y conocía la vida nocturna con las fiestas de sus amigos, lograban crear música muy buena desde la comodidad de sus hogares.

Pasa que desde esa época, donde muchos de los DJs trabajan con tranquilidad y reto a la vez, por ser los mejores dentro de sus géneros y lograr una buena posición en un festival tan grande como lo es Tomorrowland, reinaba una pureza y aire de legitimidad en todo esto. Que cabe destacar, que todavía en la década de 2000, muchos DJs como Paul Oakenfold, Paul van Dyk y Tiësto, habían intentado hacer grandes crossovers hacia el mainstream a través de su música. Una gran cantidad de colaboraciones entre DJs y artistas del Pop y/o hasta del Rock, habían intentado fusionar sus talentos para lograr grandes éxitos mundiales. Muchos que hasta la fecha, sólo quedaron como un buen recuerdo pero no tronaron lo suficiente como para marcar un corte de escena a nivel global.

Cuando personalidades como David Guetta, Calvin Harris, incluso la Swedish House Mafia y Avicii, tuvieron el equipo adecuado de management, cada quien por su lado, entendieron que el juego podía volverse más grande de lo que ellos mismos habían podido ver. Uno de los que fue siempre transparente en cuanto a sus intenciones era David Guetta, quien incluso en entrevistas desde 2008 anunciaba que le encantaría ser el DJ que llevara la música electrónica a un nivel más comercial, donde ponía de ejemplo lo que habían hecho los rapperos en Estados Unidos en lograr hacer que su movimiento fuese más grande de lo que habían si quiera soñado. ¿Lo logró? A casi tocar la década de 2020, por supuesto que sí lo hizo, pero no fue él solo.

¿Cómo lo logró?

Colaboraciones con personajes que han entendido cómo funciona la industria global, ya no sólo la local ni la del nicho. Y no fue el único que entendió ese juego de que al hacer equipo con grandes personalidades podría funcionar hacer todo más grande, que ojo, por grandes personalidades no estoy diciendo que forzosamente se tengan que distinguir por ser grandes cantantes del Pop, sino también una serie de grandes compositores, ingenieros de audio, profesionales en producción y composición, así como tantos otros actores que pueden dar el visto bueno a uno de estos proyectos. Ocurre así, la mutación de los DJs a bandas, sólo que a la hora de salir al escenario, no es necesario tener que llevar al baterista, a los coros y al cantante original de la canción, porque todo es más rápido, la fiesta necesita seguir, no podemos dar estas pausas tan prolongadas que en otros géneros sí existen. Imagínense que entre canción y canción en pleno EDC Las Vegas, los DJs pararan para platicar de sus vidas, la inspiración de tenerlos ahí y así poder continuar para darle play al siguiente track. ¿Todos serían abucheados y les arrojarían las cervezas, cierto?

La música electrónica por décadas se ha distinguido por ser un género que nos hace bailar sin parar, aunque también existen los descansos en el tipo de canciones o formas en las que están construidas algunas, no es un constante drop. Nos acostumbramos a ver por años que sólo una persona es la que está en el escenario y así lo seguirá siendo siempre, el DJ, es el DJ. Cuando se habla de que el DJ trabaja con alguien más, hay un chip que tenemos dentro que hace corto circuito y nos desilusiona tanto como creer que la Navidad no existe. “¿Cómo? ¿David Guetta no hace todas sus canciones? ¿Armin van Buuren no hace todo él solo? Qué decepción, está traicionando a los fans”, pero cuando cantantes famosos como Justin Bieber, incluso Luis Miguel o gente como Michael Jackson, por toda la vida han sido el frente de todo un equipo, no se les cuestiona por igual. Se les podrá criticar por mil y un cosas más, pero nunca por haber usado un equipo, y si existiera esa crítica, es el 1% contra el 99% que disfruta de ese equipo.

Hoy los DJs tienen una enorme responsabilidad sobre sus hombros y la gente les ha puesto demasiadas expectativas encima. Al cualquier intento de usar a alguien más en su equipo, se le cuestiona, incrimina e incluso exhibe en redes sociales como, “una farsa para la música electrónica”. Aunque por años, las grandes leyendas que hoy conocemos de la música electrónica, han estado trabajando con sus amigos o gente que nunca subió al escenario, en su música.

Yo sé que muy pronto a muchos les parecerá normal que existan equipos dentro de este género de música, y se siga respetando por igual al artista. Con muchos ya pasa, pero sigue existiendo ese nicho que destruye y acribilla sin argumentos pero sólo falsas ilusiones que ellos mismos se han generado. Nadie más.

Twitter: @trinodj

Facebook: Trino DJ

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s