Ya subí mi música a Spotify, ¿ahora qué?

 

“Hola mamá, subí mi música a Spotify, ya soy famoso”, dijo nadie nunca.

Hace no tanto tiempo que la radio era uno de los medios que más dictaba el cómo se consumía la música a nivel mundial. ¿Se acuerdan de esa canción de Bacilos que decía, “Yo quiero pegar en la radio, para ganar mi primer millón”? La verdad es que sí pasaba para varios artistas, no importando el género que hicieran, estar ahí era uno de los mejores aciertos que podías tener. Sólo que, desde que esta década ha ido desdoblándose, comienza a ser más difícil que el papel de la radio sea tan importante como antes, haciendo que hoy, una plataforma hecha por unos jóvenes en Suecia y con ayuda de Facebook, comenzó a cambiar el juego muy rápido y muy fuerte.

Spotify es sin duda uno de los preferidos para muchos de nosotros. No sólo por la facilidad que tienes de encontrar música y agregarla a uno de tus playlists, sino que también los algoritmos son casi perfectos en cuanto a lo que nos puede gustar o no de música. Es decir, todo está diseñado con matemáticas para que nuestros gustos tengan cosas cada vez más similares a las que ya habíamos descubierto en el mundo exterior y mientras estemos dentro de esta plataforma, consideremos como magia que la siguiente canción no pudiera ser más que perfecta. Esto ha hecho que cada mes el incremente de usuarios en Spotify de una manera muy impresionante. Los últimos reportes de la compañía a principios de marzo de este año, festejaban los 50 millones de usuarios que pagan el servicio en el mundo. Es decir, dentro de los 60 mercados donde está presente Spotify, existe esta cantidad de usuarios, que no son todos, puesto que en un último comunicado que ofreció la compañía sueca, decían que tenían 100 millones de usuarios activos en el mundo. Pensaría que hay 50 millones de personas que disfrutan de seguir escuchando los comerciales, pero hey, no todos pueden estar comprometidos a pagar una suscripción mensual, así que al menos, tener la posibilidad de escuchar música estés en donde estés, ya es un gran avance.

Todo esto nos habla del enorme poder que tiene esta plataforma de streaming, que no es la única, puesto que también existe un sinnúmero de personas que escuchan día con día música a través de YouTube. ¿Se acuerdan cuando YouTube anunció que tendrían que agregar un número más al contador de reproducciones puesto que el, “Gangam Style”, había hecho historia de reproducciones?

Justo el caso de PSY es uno de los mejores en cuanto al marketing musical. Un artista que fue apoyado por disqueras pero que también hizo un efecto de bola de nieve en la viralización de su contenido. Una gran producción, coreografía, coro pegajoso (que nadie tiene idea de qué decía, al menos que seas coreano), así como melodías electrónicas. Su éxito es tal que aún así logró posicionar un par de sencillos más en el mercado mundial y luego bajar un poco la cortina para seguir disfrutando de su éxito en el mundo con giras menos demandantes y éxitos más regionales.

Hoy cualquiera puede subir su música a Spotify. En serio, CUALQUIERA. Esté bien producida, tenga errores o no, eso no le importa del todo a la plataforma, porque no lo haces a través de ellos, sino a través de las agregadoras a las que les pagas para que suban y distribuyan tu música en las diferentes tiendas digitales. Estarás en todos lados por un increíble precio de $9.99. ¿Qué loco no? Por lo que son casi 200 pesos mexicanos, estarás a ese famoso click de distancia de todo el mundo que consuma lo digital pero, ¿por qué nadie te está escuchando?

Si bien las plataformas están a la mano de todos los usuarios y creadores de contenido, no sólo se requiere de ello para estar en los ojos y oídos de todo el mundo. El trabajo no se hace solo, puesto que siguen existiendo maneras de crear los éxitos dentro de estas mismas plataformas. Spotify por ejemplo, cuenta con un grupo de Editores en todo el mundo cuya función principal es realizar playlists y llenarlas de buena música. ¿Qué es la buena música? Eso es todo otro tema que vale la pena explorar, pero si bien, antes había que llamar la atención de las estaciones de radio para que tus éxitos estén en la cima, hoy se trata de impresionar a los Editores con un buen trabajo discográfico, no sólo una buena portada. Lo mismo ocurre para playlists de YouTube, o recomendaciones que se hacen en Apple Music. Hacer maquinar esta rueda es una de las labores en equipo más importantes que tiene que hacer un artista.

¿Dónde están los Editores, cómo logramos estar arriba? Ojalá existiera una receta secreta para compartir con el mundo, pero la realidad es que la construcción de una marca para los artistas hoy más que nunca es de suma importancia en el mundo digital. Realizar equipo para trazar estrategias de marketing que te ayuden a levantar tu marca, solidificarla y que comience a crecer en el mundo de las reproducciones, es una de las nuevas ramas que tiene esta industria. Lamento decepcionarlos que pocas serán las disqueras que estén apostando por su trabajo, porque este mundo ha cambiado tanto, que somos todos los que estamos dentro de este negocio los que estamos creando nuevas formas de hacer que la buena música esté en los oídos de toda la gente.

Promocionar tu música ya no es un tema de, “me lo hará mi disquera”, sino de entender que hoy los artistas tienen más trabajo que hacer que sólo producir música y subirla a las plataformas, hay que saber buscar a la gente que tiene conocimiento para lograr crecer este mercado.

¿Dudas o preguntas? Me encuentran en @trinodj

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s