Llevo ya algunos años entrevistando a varios DJs internacionales con el propósito de conocer más sobre sus proyectos musicales y el cómo es que han logrado estar en donde están, no por un morbo de cuánto dinero estén ganando o si la vida en los hoteles lujosos es mejor que la nuestra (obvio que sí), sino que intento explorar más de cómo se han configurado los caminos de la escena electrónica a nivel mundial.

Una de las preguntas que les hago mucho, ya sea dentro de la misma entrevista o en la plática después de apagar la grabadora, es si conocen algún talento nacional. Son varios los que dicen que sí, pero predominaba la contestación, “no, pero me gustaría conocerlos”. Eso, de unos meses para acá, ha comenzado a desdibujarse gracias a que las redes sociales nos han hecho un semillero de intensos que mandamos nuestro trabajo a todos los que podamos.

Artistas comienzan a tener más en el radar a la escena mexicana, ya no sólo por el hecho de que seguimos siendo el fan base número uno no sólo para DJs, sino también para artistas pop, rockeros, hip hop, rapperos, y la lista seguro funciona también para géneros del corte clásico. Esto nos posiciona como un país muy fuerte en su pasión por lo que nos gusta y esto se demostró en tener al festival que más ha llenado en la historia de los festivales en México. Incluso, sin necesidad de tener actos de renombre TAN pesado, como muchos promotores habían intentado jugar anteriormente. Ya no es el peso del artista, es el todo.

¿Qué nos ha hecho tan apasionados por la música electrónica? Desde la década de los 80 que los clubes en México han tenido una fuerte influencia por lo que ha sonado a nivel mundial. Hemos tenido a muy buenos tornamesistas como conductores de estas salas principales en muchos centros de consumo y esto nos ha ayudado a crear un gran amor por la escena electrónica, misma que se ha derramado por todas las áreas de nuestra vida y ha impregnado a los distintos géneros musicales.

México es una nación que consume con mucha fuerza la música, de todos los tipos, no sólo la electrónica. En el momento que EDC México declaró su apertura en nuestro país, no se trató de, “un festival gringo que llegó a conquistar y lucrar con los mexicanos”, sino que confirmó que su profesionalismo en la producción, que cumple y deja con buen sabor de boca a todos los asistentes, es por primera vez lo que muchos esperaban de las tan anheladas producciones que algunos promotores mexicanos prometían. Si bien hemos tenido por año la presencia de DJs internacionales, nos quedaban a deber los precios tan altos de los boletos vs. el bajo nivel de operación de varios promotores. Ya no es un tema de, “ya te traje al DJ a tu país”, sino de que toda la experiencia sea grata y fructífera. Esto es algo que EDC México ha dejado como ejemplo y ojalá a varios que están emprendiendo camino en las producciones, les deje varias enseñanzas en todos los niveles.

Nada es más satisfactorio que empezar a escuchar a los DJs internacionales preguntar por nombres de DJs mexicanos, usándolos, no sólo curiosidades. Me refiero a que los DJs en el camerino empezaban a preguntar si había algo nuevo de tal DJ mexicano, o si hay alguno que estuviese interesado en colaborar. Los managers se sentían muy felices de estar trabajando con algunos artistas locales y la producción de EDC se veía muy satisfecha con el rendimiento de los artistas nacionales en este festival. Reitero el dato: es el EDC más grande que se ha hecho en el país, e incluso, el festival más grande que ha hecho OCESA, con más de 90 mil personas por día. Es el EDC que más mexicanos ha tenido en el cartel, y el EDC que más fans mexicanos tuvo consumiendo a artistas mexicanos. ¿Es momento de dejar atrás el que no se apoya a lo nacional cuando tuvimos un fin de semana de confirmación? Ahí dejo la pregunta sobre la mesa.

Lo más importante en señalar sobre el efecto EDC México hacia las masas es que de ahora en adelante quedaron un montón de semillas que están esperando a ser regadas por los actores indicados. Ya no es una escena que necesite más DJs o productores, porque esos solitos están comenzando a salir con más fuerza que antes. Colaboran entre ellos y salen adelante, no precisamente en un frente común, pero sí en grupos que se ayudan a salir entre ellos, lo cual es igual de saludable, no hay nada mejor que la competencia para crecer. La escena hoy necesita más gente involucrada en distintas áreas: producción, management, visuales, iluminación, organización, disqueras, relaciones públicas, marketing, legal y muchas otras ramas que surgen en la naturaleza de la música.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s